Los bosques: clave para hacer frente al cambio climático

10 de Enero de 2022

Foto: Pixabay

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en print

El dióxido de carbono o comúnmente llamado CO2, es un gas de el efecto invernadero que por lo general se encuentra de manera natural en la atmósfera, sin embargo debido a las actividades humanas como el uso excesivo de combustibles fósiles, agricultura intensiva, deforestación, cambio en el uso de los suelos, etc., se emite en grandes cantidades aumentando su concentración contribuyendo al calentamiento global. 

En un estudio realizado por Richard Heede del Instituto de Responsabilidad Climática de EE.UU, petroleras como Chevron y Exxon, son responsables de la emisión de CO2, de hecho la empresa petrolera Saudí Aramco es señalada como la más contaminante produciendo el 4,38% del total de emisiones mundiales. Aunque otras industrias como las pertenecientes a la producción de energía, relacionadas al sector textil y alimenticio junto con el transporte también son responsables del aumento de este gas.

Por estas razones, es una gran oportunidad contrarrestar este efecto negativo en el ambiente con la captura de carbono.

¿Qué es la captura de carbono?

La captura de carbono es un proceso que se plantea como una solución ambiental y es una nueva opción por la que están optando grandes industrias y gobiernos del mundo, con el fin de reducir el CO2 de la atmósfera, este es extraído y almacenado en reservorios del subsuelo, fondo marino y bosques siendo este último una alternativa que brinda mayores beneficios para el ambiente debido a que el método de extracción de este gas es más sencilla y natural.

La captura de carbono como importante solución a la crisis climática.

Según la organización Global Carbon Project (2017) estima que desde los inicios de la Revolución Industrial hasta nuestros días la concentración de CO2  en el aire ha aumentado, pasando de 278 ppm a 400 ppm (partes por millón), lo que significa que la calidad del aire disminuye,  causando afectaciones a la salud humana como las enfermedades respiratorias en algunos casos crónicas. 

Existen dos vías para capturar el carbono, la primera se trata de la vía tecnológica llamada Captura y Almacenamiento de Carbono (CAC) la cuál a más de ser costosa e implementar equipos que generan contaminación, la cantidad de toneladas que capturan es insuficiente en comparación a la vía natural de captura a través de nuestros  bosques.

Los bosques, clave para la captura de carbono

Foto: Pixabay

Los seres humanos no somos los únicos en tomar acción para poner un alto a los efectos del calentamiento global, es la misma naturaleza la que con sus propios recursos brinda una gran ayuda para que la temperatura no siga aumentando dándonos reservorios  importantes y extensos de carbono como lo son los bosques, pero debido a la deforestación  ha provocado que estos no actúen como sumideros sino como fuentes de emisiones por lo que la lucha por cuidarlos se vuelve muy importante.

Según el Nivel de Referencia de Emisiones Forestales por Deforestación del Ecuador 2001-2014 las emisiones por deforestación equivalen a 404 tCO2 por hectárea al año eso indica que en 17 millones de hectáreas estaría emitiendo 6,86 GtCO2 al año.

Los bosques del mundo se encargan de capturar y conservar más carbono que cualquier otro ecosistema terrestre, por ejemplo los bosques tropicales actúan como reservorios a largo plazo lo pueden hacer durante décadas e incluso siglos.

Según el proyecto europeo Carboinvent el carbono que se acumula en la biomasa de los bosques es de 550 gigatoneladas. Entre el 40% y 50% de la biomasa de un árbol es carbono aunque dependerá de diversos factores, cada tonelada de carbono en la madera de un árbol requiere de la  captura de aproximadamente 3.5 toneladas  de CO2 en la atmósfera.

Biomasa es tanto la parte viva o muerta, aérea y subterránea de ya sea un árbol o cultivo como sus hojas y raíces.

¿Cómo se da la captura de CO2 en los árboles?

La vegetación tiene la impresionante capacidad de asimilar el carbono y guardarlo en su estructura actuando como reservorio, es decir, lo fija y lo mantiene durante largos períodos de tiempo mediante el proceso de fotosíntesis.  La captura de CO2 se da de la siguiente manera:

Los árboles absorben el dióxido de carbono de la atmósfera que es asimilado a través de los poros de  las hojas mediante el proceso de fotosíntesis donde ocurren una serie de reacciones celulares a través de las cuales transforman la energía del sol en energía química como alimento, finalmente el O2 es liberado.

Importancia de los Bosques para el planeta 

Un bosque no solo proporciona madera, resina, corcho, etc., sino también produce otros bienes por los que ni siquiera pagamos como:

  • Los espectaculares paisajes que nos brindan y nos ayudan  a tener la sensación de libertad y bienestar
  • Protección del suelo contra la erosión
  • Regulación del ciclo hidrológico
  • Biodiversidad
  • Actúan como sumideros de carbono absorbiendo los gases de Efecto Invernadero
  • Ayudan a retener agua en los suelos
  • Resistencia a las sequías

Foto: Pixabay

Además de brindarnos oxígeno importante para nuestra existencia y los beneficios seguirán de ahí la necesidad de preservarlos  además de cumplir con el Acuerdo de París de disminuir estas emisiones cuidar no sólo de nuestro mundo y lo que conlleva flora y fauna sino también nuestra propia vida asegurando el vivir de próximas generaciones.

Como Green Ecuador SA actualmente nos encontramos impulsando dos proyectos buscando mantener un equilibrio entre el desarrollo y el respeto por el ambiente. Con nuestros proyectos buscamos reducir el CO2 y en nuestra lucha por el cambio climático cuidar de nuestros bosques.

Tambien te puedan interesar

¿Qué es el Efecto Invernadero? causas y consecuencias

Pago por remoción de la cobertura vegetal para Licencia Ambiental en Ecuador

¿Cómo funciona el Sistema de Compensación Ambiental para Ecuador?