Descubre cuánto CO2 captura un árbol

10 de Enero de 2022

Foto: Pixabay

Seis árboles pueden llegar a capturar más de una tonelada de CO2 por año.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en print

Un árbol almacena carbono a medida que crece, por ello cuanto más crezca más capacidad de absorción tendrá y por ende más CO2 se podrá retirar de la atmósfera. 

A menudo pensamos en  la naturaleza como una víctima pero no prestamos atención suficiente a su increíble capacidad y resiliencia  para poder curar al propio planeta. Los árboles almacenan carbono en la biomasa aérea, que comprende el tronco, hojas, ramas y follaje  además de la biomasa subterránea que son las raíces.

La capacidad de retención de carbono en los bosques es elevadísima,  estimándose que más del  50% del CO2 es absorbido por bosques y océanos.

Una hectárea de bosque primario tiene como mínimo una cifra de 500 árboles, ahora si multiplicamos 167 x 500 = 83.500 kg 0 83,5 toneladas lo que coincide con la tabla de la FAO donde un bosque primario absorbe 200-230 toneladas por hectárea al año.

Aunque depende mucho de la especie, edad, tamaño,  condiciones ambientales del lugar donde se hallan los árboles, densidad del arbolado, regeneración en la zona, etc.,  en general un solo árbol puede almacenar 167 kg de CO2 al año, lo que quiere decir que en 40 años almacena 6 680 kg o 6,68 toneladas al año.

Las plantas y los árboles fijan el dióxido de carbono por fotosíntesis y secuestran el carbono evitando que permanezca en la atmósfera y provoque el efecto invernadero. La captura de carbono se mide en toneladas de carbono por ha al año (tC/ha/año).

Los árboles ayudan contra la lucha del cambio climático que parece no terminar, absorbiendo hasta un 30% de nuestras emisiones anuales de GEI (Gases de Efecto Invernadero), se estima que bosques naturales presentan mayor estabilidad para almacenar carbono aunque especies de árboles como el eucalipto o la teca también lo hacen pero en menor capacidad.

Sin embargo, al ser estas de crecimiento rápido actúan como una solución más eficaz frente a aquellas especies de crecimiento más lento como el roble y, pese a ser así, se vuelven reservorios durante más tiempo.

Foto: Pixabay

Es de resaltar que a pesar de lo anterior todos los tipos de bosques contribuyen a eliminar de la atmósfera un tercio del total de emisiones humanas de CO2 constituyéndose como el mayor sumidero mundial de GEI, superando incluso la capacidad de absorción de suelos y océanos. Aparte de cumplir con los objetivos del acuerdo climático de París la captura de CO2 por parte de los bosques proporcionan aire limpio, agua, hábitat para especies de flora y fauna.

Para enterarte de los proyectos que estamos llevando a cabo para proteger nuestros bosques y así ayudar contra el cambio climático da click en el botón de abajo.

Tambien te puedan interesar

¿Qué es el Efecto Invernadero? causas y consecuencias

Pago por remoción de la cobertura vegetal para Licencia Ambiental en Ecuador

¿Cómo funciona el Sistema de Compensación Ambiental para Ecuador?